un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN (PEÑARANDILLA)


A medio camino entre Peñaranda de Bracamonte y Alba de Tormes se localiza la localidad de Peñarandilla. En la zona más elevada de su casco urbano, en el extremo suroeste, se ubica su parroquial bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción.

La iglesia tiene planta de nave única con cabecera semicircular y tramo recto presbiterial, todo construido en ladrillo a principios del siglo XIII. Posteriores reformas y ampliaciones le confirieron su aspecto actual: la torre adosada a los pies en piedra sillar y un cuerpo de capillas a la fachada septentrional, donde abre la entrada actual.  En la última restauración se eliminó la sacristía que ocultaba completamente el tramo recto del presbiterio en el muro meridional, quedando de esta manera toda la fachada a la vista mostrando su decoración mudéjar a base de arquerías.

2 3

El ábside está decorado con tres pisos de nueve arcos ciegos cada una dispuestos al tresbolillo, es decir, que no están alineados verticalmente, sino que las jambas de los superiores descansan sobre las claves de los del piso inferior.

4 5

Sobre un pequeño basamento de mampostería se levanta el primer piso a base de arcos doblados ligeramente apuntados. En el cuerpo central los arcos son también doblados, pero en arco de medio punto. En el tercer piso se da una curiosa combinación de los anteriores, ya que los arcos interiores son de medio punto, y los exteriores apuntados, que están cortados en su parte superior por la cornisa en la que apoya el tejado.

6 7

El tramo recto del presbiterio consta de una serie de tres grandes arcos simples ciegos de medio punto sobre los que van, esta vez dispuestos en vertical, tres rectángulos rehundidos del mismo tamaño que los arcos.

La fachada meridional de esta iglesia de Peñarandilla es una de las pocas del mudéjar castellano que conservan su primitiva obra de este estilo. En el centro del muro abre la portada y a cada lado se disponen tres grandes arcos ciegos ligeramente apuntados sobre un estrecho basamento, también de ladrillo, que llegan hasta la altura de la que sería cornisa original, desaparecida tras el recrecimiento posterior de los muros, claramente diferenciado por estar enfoscado y pintado en blanco, creando un significativo contraste con la fábrica del XIII. También el hastial se decoraba en origen con una arquería ciega, de la que la torre adosada más tarde deja entrever parte de los dos de los extremos.

11 12

La portada está inscrita en un cuerpo rectangular ligeramente rehundido sobre el que se disponen tres pequeños arquillos ciegos ligeramente apuntados, al igual que los del muro. Está formada por tres arquivoltas, también ligeramente apuntadas, en nacela a base de ladrillo aplantillado los dos exteriores. Se completa con un friso de esquinillas y la moldura en nacela que cierra el cuerpo por la parte superior.

13 14

 

Mudéjar castellano-leonés (menú)
Página de inicio