un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

LA ALJAFERÍA (ZARAGOZA)

Capilla de San Martín


Durante los trabajos de restauración de Iñiguez Almech se descubrieron restos del enlucido y agramilado original que decoraban los muros y bóvedas de la capilla.

1 2

Según podemos ver en el intradós del arco más cercano al lienzo este de la muralla, esta decoración era la típica de las iglesias mudéjares aragonesas, con el valor añadido de contarse entre las más antiguas de las conservadas, junto al pequeño fragmento que se recuperó en la iglesia de San Pablo de Zaragoza. Aunque más conocidas, las de la Comarca de Calatayud son más tardías, de la segunda mitad del siglo XIV y primeras décadas del XV.

3 4

Según se aprecia de lo conservado, la bóveda presenta un motivo de despiece de ladrillo separado en paños horizontales mediante bandas compuesta de una hilada de ladrillos dibujados con línea negra sobre fondo blanco, en los que la soga no tiene más adorno que su propio trazo, mientras que los tizones se decoran con el más común de los motivos utilizados en este tipo de ornamentación, un lazo simple vuelto sobre sí mismo.

5 6

Separando la bóveda de los muros se dispone una fina imposta con decoración pintada a base de bandas verticales que alternarían los colores blanco y rojo.

7 7

Debajo de la imposta se aprecia un friso de arcos mixtilíneos entrecruzados sobre una doble banda de simulación de despiece de piedra sillar alternando soga con tizón. A continuación, y es de suponer que hasta el suelo, continua el agramilado en forma de despiece de piedra sillar a soga.

Para finalizar esta descripción de la capilla de San Martín, me parece interesante hacer un breve resumen de los trabajos que le han proporcionado su aspecto actual. Las prospecciones arqueológicas de 1986 permitieron delimitar dos conjuntos bien diferenciados: las estructuras musulmanas amortizadas durante la construcción de la iglesia y una necrópolis y una cripta con varios niveles de enterramientos fechados en los siglos XVIII y XIX. Las estructuras de época musulmana, que asentaban directamente en el terreno natural compuesto por gravas muy compactas que en algunos lugares alternan con estratos poco potentes en arcilla, se han considerado como parte secundaria del palacio hudí, y por lo tanto, prescindibles cuando se modifica el espacio en época cristiana para la construcción de la capilla de San Martín. De la iglesia mudéjar se conservaban los muros de ladrillo, muy rehechos, mientras que la cimentación aparecía muy alterada por las actuaciones de mediados del siglo XX.

8 9

Fue Iñiguez, en el transcurso de estas actuaciones, quien devolvió a la capilla su estructura original de dos naves con seis tramos. Para ello, se demolieron una planta superior y una fachada que se adelantaba sobre la estructura porticada ojival y que ocultaba la portada mudéjar. También se eliminó la nave de tres tramos añadida en época barroca al norte y extramuros, recuperando en este lado el lienzo de la muralla con sus arcos apuntados de refuerzo en ladrillo y con la galería superior de arcos rebajados, siguiendo las sugerencias que aparecen en los dibujos de Spanochi. Por último, liberó la pequeña torre mudéjar adosada a la muralla del recrecimiento barroco.

 

Mapa interactivo de la Comarca de Zaragoza
 
Página de inicio
Ver estadísticas