un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

LA ALJAFERÍA (ZARAGOZA)

Palacio mudéjar -Patio de Santa Isabel-


De que durante el reinado de Pedro IV se estaba construyendo un palacio nuevo hay constancia por un documento de la Cancillería Real datado en Monroyo el 6 de abril de 1356 en el que se alude a la “obra nueva de un palacio” en la Aljafería, y en el que se nombra a Blasco Aznárez de Borau como comisionado para dicha obra nueva, mientras que el resto de la administración concerniente al palacio sigue encomendada de oficio al merino Juan Eximén de Osca, quien además deberá, según figura en otro documento, proporcionar a aquél habituación dentro del palacio mientras dure la obra. Este nombramiento después de dos años de obras en los que debió de ser el propio merino el administrador de las obras, es de suponer se produjese porque éstas se estuviesen prolongando en exceso y porque los costos previstos inicialmente se hubiesen sobrepasado con creces, razones ambas suficientes para nombrar un administrador que atendiese en exclusiva su desarrollo habitando en el propio recinto palaciego.

A pesar de que la documentación conservada corresponde a obras realizadas a partir de 1358, parece ser que el grueso de la construcción de las nuevas dependencias palaciegas se realizó durante los cuatro años anteriores, de 1354 a 1358.

2 3

Si la cronología de estas obras está más o menos bien definida, no ocurre lo mismo con el alcance de las mismas, ya que a pesar de los trabajos de rehabilitación llevados a cabo en las dependencias mudéjares del palacio por los arquitectos Luis Franco y Mariano Pemán, todavía queda bastante indefinición monumental. Gonzalo Borrás estima que en la configuración de este “palacio nuevo” se respetó e integró el bloque Norte del palacio taifal, quedando envuelto y enmascarado por las nuevas construcciones que, o bien se adosaron hacia el Norte, o bien se edificaron sobre los pórticos islámicos y sus alas avanzadas hacia el sur.

4 5

De esta manera, al Salón Dorado y a la sala en planta alta sobre el mismo se les adosaron en dirección Norte y limitadas al Este por la Torre del Trovador, otras dos grandes salas mudéjares, una en planta baja y otra sobre ella en planta alta. En esta misma época se remodelaría la segunda sala de la planta alta que carga sobre el Salón Dorado y que se considera por los estudiosos de la misma época. A una menor altura de suelo que estas dos salas de la planta alta se edificaron en “U” hacia el jardín del patio de Santa Isabel, otras estancias con la función de miradores, estancias que en su mayoría fueron eliminadas por las obras del palacio de los Reyes Católicos, y de las que se han conservado una portada y dos ventanales que veremos en las páginas siguientes.

Es de suponer que el Salón Dorado seguiría utilizándose como Salón Real y que la alcoba occidental lo sería como Dormitorio Real. En cuanto a la alcoba oriental, Pedro IV mandó construir una chimenea en ella el 16 de diciembre de 1359.

6 7

Una parte del palacio medieval que no se ha podido documentar es la arquería occidental del Patio de Santa Isabel. A pesar de ello, por sus características formales, Borrás la adscribe al conjunto de obras del palacio nuevo de Pedro IV. Esta arquería consta de cuatro grandes arcos apuntados con el intradós polilobulado y con huecos gemelos en las enjutas para aligerar el muro. Los arcos apean en sencillos capiteles sobre medias columnas adosadas a pilares cuadrados, todo ello a base de ladrillo aplantillado.

 

Mapa interactivo de la Comarca de Zaragoza
 
Página de inicio
Ver estadísticas