un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

LA ALJAFERÍA (ZARAGOZA)

Palacio mudéjar -ventanal del Salón del Trono-


La segunda gran ventana mudéjar de esta zona del palacio abre en el muro norte del Salón del Trono de los Reyes Católicos, que parcialmente reutilizó para su fábrica otro muro medieval.

Para entender la situación de esta ventana y la de la sala de Pedro IV en su actual contexto, es preciso hacer una alusión al alcance que tuvieron en la parte alta meridional del palacio mudéjar medieval las obras del palacio de los Reyes Católicos. Al situarlo en la planta alta de esta zona, pero a un nivel de suelo más bajo, con el Salón del Trono emplazado sobre la alberca medieval en dirección este-oeste entre las alas avanzadas del pórtico norte islámico, afectaron a todas las estancias meridionales del palacio nuevo de Pedro IV edificado sobre el pórtico Norte islámico y a sus alas avanzadas.

2 3

Para crear el Salón del Trono se unieron tres habitaciones menores del palacio mudéjar orientadas al Sur y sustentadas por la arcada de arcos apuntados que se levantó sobre la alberca. Para ello se eliminaron los muros interiores a la par que se reaprovecharon parte de algunos muros perimetrales, quedando de esta manera el ventanal mudéjar integrado en el muro Sur del Salón.

Aunque no quedan restos visibles, parece necesario hacer una breve referencia a las puertas de acceso a estas habitaciones. De las tres se han conservado dos, que se corresponden con las renacentistas que abren en el muro sur y dan acceso a la Sala de las Deliberaciones y a la Sala de Santa Isabel. Ambas puertas, que en origen eran en medio punto, miden actualmente 3,45 m. de alto por 1,20 m. de ancho, siendo su altura mayor que la primitiva puesto que quedaron recrecidas al rebajarse en 1,35 m. la altura de las salas, quedando por lo tanto colgadas, al igual que la de la Sala de Pedro IV en el rellano de la escalera, por lo que hubo que hacer otras nuevas más bajas, tapiándose el resto con adobes de gran tamaño. Estas puertas renacentistas son las únicas que halló Iñiguez embutidas en los muros con la decoración muy picada y perdida, reconstruyéndolas tal y como se aprecian en la actualidad.

5 6

En cuanto a las características formales del ventanal mudéjar que abre entre ambas puertas, son similares a las del anterior: sobre cuatro columnas con capiteles góticos, que dividen la luz en tres huecos, arranca un sistema de arcos apuntados entrecruzados, en el que la zona bajo los entrecruzamientos se decora con motivos trilobulados de tradición gótica, y sobre los mismos con motivos de ataurique vegetal de tradición taifal.

7 8

Por último, en el muro sur de la Sala de los Pasos Perdidos I, podemos ver los restos de una puerta mudéjar descubierta durante los trabajos de repicado, lo que corrobora que antes de los Reyes Católicos ya existieron en este nivel salas sobre las dependencias islámicas.

De esta puerta, que tiene unas medidas de 2,05 m. de altura por 1,05 m. de ancho, solamente se conserva su dintel y parte de su jamba derecha en la que se aprecia una decoración mudéjar de lazos similar a la orla decorativa que enmarca los emblemas heráldicos de Pedro IV en el Salón de Recepciones de la planta baja.El resto de la puerta había desaparecido, e incluso la parte conservada se encontraba repicada para que su decoración no impidiese el enfoscado de los muros que se realizaría durante la construcción del último cuartel de Isabel II, ya que hasta ese momento la puerta estuvo en uso uniendo dos de las estancias privadas del gobernador, según se deduce de los planos del siglo XVIII.

 

Mapa interactivo de la Comarca de Zaragoza
 
Página de inicio
Ver estadísticas