un recorrido por el arte mudéjar aragonés
webmaster: José Antonio Tolosa (Zaragoza -España-)

IGLESIA DE SAN PEDRO APÓSTOL (ZUERA)


Esta segunda etapa o fase constructiva se sitúa cronológicamente en el siglo XIII. En 1228, un documento de los Cartularios de San Salvador de Zaragoza nos dice que el maestro Lamberto, partícipe en las obras de La Seo zaragozana, deja una copa de plata a la iglesia de “Coferia” para realizar un incensario. A partir del mismo texto conocemos que en la iglesia parroquial de Zuera estaba trabajando el maestro Arnaldo, casado con Beatriz, hija de Lamberto. También un hijo de este mismo maestro de la Seo, Pedro, participa activamente en el templo parroquial zufariense. Otra nota documental nos habla de que el 23 de junio de 1242 el obispo de Zaragoza Vicente hace donación de la primicia durante siete años. Una donación de este tipo tiene como finalidad el iniciar o continuar unas obras paralizadas.

1 2

En esta segunda fase, obra de los maestros antes citados, se levantaron seis filas de ladrillos dispuestos a soga sobre la citada línea de canecillos, y sobre ellos, y con apoyo de las pilastras adosadas a los muros, se voltearon las bóvedas de crucería simple con nervios de sección cuadrada y tamaño considerable.

3 4

De esta manera quedó configurada una iglesia de tres naves, más ancha y alta la central que las laterales, con tres ábsides semicirculares en la cabecera, algo más saliente el central. Las tres naves van cubiertas con bóvedas de cañón apuntado sobre fajones, habiendo desaparecido en todas el tramo anterior al ábside. En la nave central este tramo de planta cuadrada pasa a poligonal en altura mediante trompas aveneradas en los ángulos y se cubre con bóveda de crucería estrellada, al modo de las iglesias aragonesas del siglo XVI. En las naves laterales estos tramos se cubren con cúpulas con linterna sobre pechinas, de manera que se aísla el ábside quedando el testero recto. En los dos tramos siguientes, que se cubren con cañón apuntado, la nave central se separa de las laterales mediante arcos apuntados de gran luz, apeando los fajones en ménsulas, excepto en los muros de las naves laterales, donde se prolongan hasta el suelo en pilastras adosadas.

Los tres tramos siguientes hacia los pies, con mayor altura en la nave central y la misma en las laterales, se cubren con bóveda de crucería sencilla de arcos diagonales de medio punto (la citada anteriormente como obra del siglo XIII). La separación entre naves se realiza mediante pilares cruciformes que acusan la proyección de arcos perpiaños, formeros y diagonales. Tanto los formeros como los perpiaños son apuntados. 

La conservación de estas dos etapas constructivas hacen que la parroquial de San Pedro de Zuera, sea el único edificio aragonés que ha llegado a nuestros días de fecha tan temprana, construido íntegramente con materiales de tradición mudéjar: ladrillo, aljez y alabastro. Siguiendo a Andrés San Martín tenemos que decir que “estamos ante la construcción que sirvió de banco de pruebas para que la tradición edilicia islámica se desarrollase adecuadamente en un medio cristiano… Nos hallamos ante un monumento de excepcional importancia por su antigüedad, significación y por representar la simbiosis del arte románico de tradición cristiana, al arte islámico y su consecuencia, el mudéjar…Este templo es punto de referencia inexcusable en los orígenes del mudéjar, por eso ha de añadirse a los seis arquetipos o monumentos de especial relevancia para el mudéjar aragonés… porque sin este edificio no podemos explicar adecuadamente el paso del románico y la gran construcción islámica en Aragón, la Aljafería, hacia el mudéjar”.

7 8

En el siglo XVI, a la par que la bóveda de la cabecera de la nave central, se construye el coro alto a los pies de las tres naves, sobre arcos rebajados y bóvedas de arista. En época barroca se abrirían entre los contrafuertes seis capillas laterales, tres a cada lado, de escasa profundidad con acceso a través de arcos de medio punto. Todas cubren con bóvedas de lunetos. La sacristía, en el lado sur de la iglesia, “que puede servir para cualquier catedral” como recoge la visita pastoral del arzobispo Sáenz de Buruaga, se construyó en 1760 a expensas de Don José Suñol y Ruenz, médido de Su Majestad, y de su esposa María Lisano y Conde.

La última gran modificación se produjo a principios del siglo XX. En 1904 se levanta la torre campanario actual que vino a sustituir a otra anterior posiblemente mudéjar que se ubicaba en la zona sur de la iglesia y que fue destruida por un incendio a consecuencia de dos rayos que cayeron en la misma durante una tormenta el 10 de julio de 1901. La torre se levantó en ladrillo a los pies de la nave central a la que sirve en su planta baja de pórtico de entrada abierto en todos sus lados, tiene planta cuadrada, tres cuerpos y se remata en chapitel.

9 10

En las páginas siguientes veremos con detalle los elementos aparecidos en las restauraciones efectuadas hasta el momento: portada monumental y ventanales de la primitiva construcción, y decoración mudéjar de los nervios de las bóvedas del tramo de los pies.

 

Mapa interactivo de la Comarca de Zaragoza
 
Página de inicio
Ver estadísticas